Korg modwave redefine los sintetizadores de tablas de ondas

Inspiración retro.

Entre las varias novedades de Korg durante Believe in Music, el tinglado online sustituye al suspendido NAMM Show, encontramos numerosos guiños al pasado. Alguno es directamente reedición de un clásico de la compañía, como es el caso del Korg miniKORG700 FS, el que fue primer sintetizador del catálogo de la empresa nipona. Otros, como Korg modwave, parece uno de los sintetizadores digitales más ambiciosos de los últimos tiempos.

Korg modwave frontal
Korg modwave en todo su esplendor — Korg

Korg asegura que modwave es un sintetizador de tablas de ondas inspirado en el Korg DW-8000, un instrumento clásico de 1985. En este caso, parece solo el punto de partida. Lo cierto es que modwave incorpora ademas muchas ideas presentes en sintetizadores Korg más recientes (Kaoss Pad, filtros modelados marca de la casa, Motion Sequencing para animar las secuencias programadas), junto a algunas otras completamente nuevas.

Con unas dimensiones similares a las de los Korg opsix y Korg wavestate del año pasado, este nuevo instrumento pretende recuperar de una manera lo más accesible posible el legado de los sintes de tablas de ondas de la compañía.

Mucho más que una reinvención.

Donde el opsix busca reinventar la síntesis FM, y el wavestate sorprende con su Wave Sequencing 2.0, modwave lleva la síntesis de tablas de ondas al terreno del un-knob-por-función. De esta manera, pretenden que la creación de sonidos, a pesar de su profundidad, sea lo más rápida y sencilla posible.

Korg modwave
Korg modwave, un sinte de tablas de onda con filosofía un-knob-por-función — Korg

El clásico DW-8000 hacía gala de ser una incursión de Korg en el mundo digital; tenía 16 osciladores “codificados digitalmente”, incluyendo las ondas que encontrabas habitualmente en sintetizadores analógicos (diente de sierra, cuadrada, senoidal), junto con otras inspiradas en instrumentos acústicos recreadas a través de técnicas de síntesis aditiva. Cabe destacar que no empleaba samples, como se afirma en algunas ocasiones.

Con la incorporación de un filtro analógico de 24 dB, un amplificador también analógico, y un delay digital, el DW-800 tenía un sonido característico (y muy de su tiempo). Algo que puede comprobarse en las muchas demos que pueden encontrarse en YouTube. No se trataba de un sintetizador especialmente complejo, comparado con los sintes digitales que dominarían el mercado a lo largo de la década; básicamente, cada patch cuenta con dos osciladores procesados por técnicas de síntesis substractiva relativamente convencionales.

(Por cierto, si quieres tener las formas de onda clásicas del DW-8000 en los sintetizadores de la serie ‘logue, Tim Shoebridge las ofrece en su página web.)

Profundizando en Korg modwave.

En contraste, modwave promete un nivel de profundidad en la creación de sonidos comparable al de los sintetizadores software más complejos. Los sonidos de modwave están formados, en el nivel más alto de su arquitectura, por dos capas independientes. Cada una de ellas es un sintetizador en sí misma, teniendo la opción de reproducirlas simultáneamente, en diferentes secciones del teclado, o según la velocidad de pulsación.

La arquitectura de los sonidos de Korg modwave — Korg

En cada capa tenemos una voz compuesta por dos osciladores de tablas de ondas (junto a un suboscilador o fuente de ruido), cada uno con control de Position, Blend, Morph, y Level — estos osciladores pueden cargar dos tablas de ondas y crear híbridos (Blend) entre ambas. Cada una de las 200 tablas de onda tiene 64 formas de onda, y 30 modificadores, con 13 tipos de morphing diferentes.

Esto sería suficiente para no quedarte corto de sonidos, pero, por si acaso, también dispone de una librería de sonidos PCM. Se trata de una colección realmente masiva, con contenido del M1 y otras wokstations míticas de Korg. Además, por supuesto, de la posibilidad de cargar tus propias tablas de onda. Está confirmada la compatibilidad con formatos como Serum o WaveEdit.

Korg modwave
“230 millones de variaciones de tablas de onda”, asegura Korg — Korg

Tampoco se queda precisamente corto en cuanto a opciones de filtrado, aunque, al contrario que el DW-8000, todos los filtros son estrictamente digitales. A cambio, la cantidad de opciones es abrumadora. Junto a recreaciones de filtros como los del MS-20 o Polysix, encontramos opciones más convencionales de filtros paso-bajo, paso-alto, paso-banda, etc. Además del llamado Multi Filter, que permite crear híbridos de varios modos diferentes a la vez.

Matemáticas del caos.

Las opciones de modulación tampoco se quedan atrás, con cuatro envolventes, cinco LFOs y dos procesadores de modulación. Estos últimos permiten suavizar, sumar, escalar, cuantizar y hacer gate a literalmente cualquier fuente de modulación.

Más divertido todavía es algo llamado “Motor de la Física del Kaoss”, que modela una pelota que rebota contra las paredes. Podemos controlar su movimiento a través de un pad XY, cuya posición está asociada a valores de los parámetros modulados. Comparado con el antiguo joystick del DW-8000, parece una verdadera puesta al día.

Pad Kaoss de Korg modwave
Pad Kaoss, el D-Beam de Korg — Korg

La arquitectura de las voces de modwave finaliza con la posibilidad de introducir efectos dedicados a cada capa, además de un envío a una reverb, y un EQ paramétrico maestro. Por cierto, que el sintetizador tiene nada más y nada menos que 32 notas de polifonía. Una cantidad que Korg afirma, orgullosa, ser “cuatro veces la de la competencia en formato hardware”.

Secuenciador 2.0.

La secuenciación es otro de los platos fuertes de modwave. El sintetizador permite grabar en tiempo real o programas los patrones, que podrán contar con hasta cuatro pistas de modulación simultáneas y completamente independientes. Cada una de ellas puede tener un timing diferente, permitiendo obtener patrones con un grado de complejidad melódica o rítmica al gusto de cada uno.

Motion Sequencing 2.0 — Korg

Como veis, no queda tanto del clásico del Korg DW-8000, aunque hay detalles que permiten recrear el carácter del clásico sintetizador. Por ejemplo, mediante los modificadores Vintage 8 y 12 se puede dar al sonido un carácter más sucio que recuerda a los sintetizadores de tabla de ondas vintage.

Pero sería quedarse en la superficie de modwave, que por cierto dispone de un editor/librería para los que necesiten más profundidad de la que ofrecen los controles del panel (que ya es mucha).

Es probable que no sea un instrumento para todo el mundo, pero se agradece que Korg esté apostando por sintetizadores que van (mucho) más allá de la síntesis substractiva. modwave costará 799€, y aún no se conoce la fecha de lanzamiento.

Korg modwave
Uno de los sintetizadores m´ás ambiciosos de Korg — Korg

Fuente: modwave.

Deja un comentario